Vuelvo a recorrer la 101 y me doy cuenta de que ya me la conozco. Reconozco cada punto donde he hecho dedo a lo putilla y a lo migrante.
Si todo hubiera salido como a veces imaginaba recordaría cada cala de la 1. Pero ya se sabe, al plan plan y de improviso la aventura.

– – – – –
Posteado desde el móvil